domingo, 31 de enero de 2016

Claudio el Dios y su esposa Mesalina de Robert Graves.

Leí Yo Claudio hace muchos años mientras estudiaba Derecho ( siempre que digo esto me asombro de todo lo que leía yo en esa época), y la verdad es que me encantó, luego no se porque no continué  con ninguno mas de este escritor que tanto me había gustado, así que agradezco a la Yincana Criminal la oportunidad de ponerme de nuevo con él y además con la segunda ( y última novela) de la serie que aunque lógicamente ya se como termina, me despertó curiosidad porque Robert Graves tiene una forma muy particular de contar las cosas.
                             Editorial: El País, Fecha de publicación: 2005,  557 pág.


El autor: Robert Graves nació en Wimbledon, Londres en 1895 y murió en Deyá, Mallorca,  el 7 de Diciembre de 1985.Poeta, ensayista y novelista inglés que combinó la ironía, el intelecto y el clasicismo y que fue muy conocido como escritor de novelas históricas.
Combatió en Francia durante la I Guerra Mundial y fue herido en el Somme. en 1919 ingresó en el Sant John´s  College, en Oxford para estudiar literatura inglesa. Enseñó literatura inglesa en el Cairo, trabando amistad con Lawrence de Arabia, del que escribió una autentica hagiografía. Fue considerado como un poeta moderno, pero evito identificarse con cualquier escuela o poesía, escribiendo de modo intenso. Sus poesías amorosas en las que combina la pasión con el cinismo, el amor con el erotismo, y lo personal con lo universal son muy conocidos.
Ejerció varias cátedras universitarias y desde 1929 vivió en Mallorca, donde falleció.
Entre sus obras destacan: Poesía: Hadas y fusileros 1917,  Poemas Completos, 1959. Novela:  Claudio el Dios ( 1924, Claudio el Dios y su esposa Mesalina, 1935, El conde Belisario 1938 y reeditado en 1959,  El vellocino de oro, 1944,  El rey Jesús 1946,  Las islas de la imprudencia, 1949, La hija de Homero, 1955,  La historia de Elíseo y la sunamita, 1995. No ficción: Lawrence y los árabes 1927, adiós a todo esto, 1929,  La diosa blanca, 1948,  los mitos hebreos, 1964, Los mitos griegos ( 2 volúmenes) 1964, Dioses y mitos de la antigua Grecia, 1960. Otros: El sello de antigua 1936, Las aventuras del sargento Lamb,  últimas aventuras del sargento Lamb, 1941,  La historia de Mary Powell 1943.
Argumento: Segundo y último volumen de la supuesta autobiografía del emperador Claudio, destinado a serlo contra sus propias inclinaciones: En el Claudio alcanza la púrpura imperial y encauza todos sus esfuerzos, con el apoyo del pueblo llano, a reparar el legado de estragos y desastres que ha recibido de su antecesor, sin que su inesperado ascenso le proporcione la felicidad personal.
Análisis de la novela y opinión personal:  Claudio el Dios y su esposa Mesalina comienza donde terminó Yo, Claudio, con el nombramiento de Tiberio Claudio César Augusto Germánico, como nuevo emperador de Roma  por los  mismos soldados que asesinaron a su sobrino Caligula, el anterior emperador y no porque lo reconsideraran  el más capaz, sino por ser el único miembro que quedaba de la dinastía Julia-Augusta, y también como no, para " reírse" un poco, porque Claudio era cojo, tartamudo, y hasta entonces no se había destacado precisamente por su inteligencia ( aunque inteligencia tenía que tener cuando había sobrevivido a varios emperadores siendo posible heredero ( entre ellos Tiberio y Caligula, que se caracterizaban por asesinar sin despeinarse a todo aquel que les molestara)).
Claudio en un principio piensa " declinar" el nombramiento, tanto Druso su padre, como él, han sido desde siempre firmes defensores de la república, y no es lógico que ahora contravenga sus convicciones y se deje coronar, pero tiene miedo, duda que el ejercito tome a bien el rechazo cuando han sido ellos quienes lo han elegido, piensa que si dice que no, son capaces de matarlo, y Claudio no quiere morir, por otro lado, algo de orgullo hay en su decisión, quiere demostrar a todos los que durante años se burlaron de él, que no es tan poco inteligente como ellos piensan, tiene muchas ideas para mejorar el imperio, no solo su organización, sino las infraestructuras y obras públicas, aumentar el tesoro y facilitar la vida al pueblo llano ( el no había vivido en la miseria, pero si conocía la experiencia de ser el miembro más pobre de la familia imperial y era capaz de empatizar con los que tenían muY pocos o escasos recursos económicos.).
De la mano de Claudio, ya que el libro está narrado en primera persona ,conocemos sus planes, que es lo que quiere hacer y como hacerlo, que opina de sus colaboradores, de los enemigos y amigos, cuales son sus estrategias en la guerra y sus maniobras en la paz, y también que fue lo que pasó en otros momentos  de la historia que no se contaron en Yo Claudio, porque esta segunda parte no es en modo alguno una historia lineal, sino que el autor retrocede en el tiempo para contarnos cosas sobre su padre, sus anteriores esposas, y los reinados de su tío Tiberio y de su sobrino Calígula, también nos habla con gran profusión de Herodes Agripa, su gran amigo, de como pierde su trono y debe huir, los países por los que pasa, y como vuelve a recuperarlo, de hecho una de las cosas que me sorprendió de la historia fue la gran cantidad de capítulos que dedica a Herodes y todas sus aventuras, y lo relativamente poco que se habla de Mesalina, pese a ser su esposa y figurar en el titulo ( personaje por el que sentía mucha curiosidad, tengo que reconocerlo).
La novela está dividida en treinta y dos capítulos, en que el narrador es Claudio y después como una especie de Apéndices ( aunque el autor no los llama así), se nos ofrecen tres versiones de la muerte de Claudio, una de Suetonio, otra de los Anales de Tácito y otra de un escritor del que no había oído hablar que se llama Dion Casio,además se adjunta también una sátira en prosa y verso de Lucio Eneo Séneca  ( tutor y consejero de Nerón), en la que digamoslo muy suavemente, Claudio no sale demasiado bien parado y que este titula La calabacificación de Claudio.
La historia esta narrada de una forma pausada y algo lenta, pero llena de humor e ironía,( con algún episodio la verdad es que me reí bastante), sin embargo si lo que buscáis son novelas de acción trepidante, esta no es vuestra historia, el autor a través de Claudio, reflexiona más que narra sobre sobre los hechos que va contando y si bien a mi me gustó la forma de escribir, si es cierto que eche de menos en la narración un poco más de carne y sangre.
Para terminar: Pese a este último pero, la novela me parece muy recomendable, aunque aconsejo leer antes Yo Claudio.

Participa

                                          HOMENAJE A ROBERT GRAVES





8 comentarios:

  1. Pues te va a parecer una tontería, pero le cogí tanta manía a la serie aquella en blanco y negro de Yo Claudio de la 1, que no me llama nada el personaje. Igual me pierdo una buena lectura... pero lo dejo pasar. gracias por tus impresiones.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Esta vez no me llama. En estos momentos no me apetece esta historia.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Pues fíjate, yo he leído de nuevo "Yo, Claudio" y aunque la recordaba aún habiendo pasado muchos años desde que la descubrí, me sigue impresionando. La pena es que no me dió tiempo a reseñarla, porque no sabía ni por dónde empezar a abordarla. De cualquier modo, pienso leerme la continuación, porque como en tu caso, la dejé pasar en su día.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Pues fíjate, yo he leído de nuevo "Yo, Claudio" y aunque la recordaba aún habiendo pasado muchos años desde que la descubrí, me sigue impresionando. La pena es que no me dió tiempo a reseñarla, porque no sabía ni por dónde empezar a abordarla. De cualquier modo, pienso leerme la continuación, porque como en tu caso, la dejé pasar en su día.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Me encantó Yo,Claudio. Y la serie de la BBC es muy buena, por si no la viste. Esta que reseñas no la leí. Para mi, el que sea pausada, no es pero alguno; al contrario, disfruto más con su lectura, siempre y cuando la novela me guste, claro. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algún capitulo vi de tapadillo, pero mi madre no nos dejaba que eramos pequeñas y decía que era muy violenta.
      Pero ahora no me importaría ponerme con ella. Besinos.

      Eliminar
  6. Hola Mar aún no he decidido que leer de Graves, pero tendré en cuenta empezar por el primero si decido leer algo sobre Claudio. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar